sábado, 28 de mayo de 2011

Como se Hizo...

video

Hace un par de meses ya hacía este tiempo tan bueno por mis tierras, luego ha ido camiando, pero ya lo advierte el dicho popular "Hasta el 40 de Mayo no te quites el sayo", se han marchitado las florecitas blancas y han salido unas amapolas preciosas y muy, muy rojas, si tengo oportunidad iré a hacerles unas fotos :)

miércoles, 11 de mayo de 2011

De tradiciones.

Este fin de semana pasado se celebraron las fiestras patronales de mi pueblo. Es una tradición curiosa, al menos para los que la ven por primera vez. La fiesta se centra en la mujer, no en la mujer como individuo, si no como instrumento y en su fuerza fisica, el la declaración publica de su fertilidad y el poderío (o no) de su familia. Normalmente estaría en contra de algo así, pero supongo que por ser una tradición tan arraigada la tengo ya aceptada.  



El domingo por la tarde se celebró la tradicional procesión al santo, las chicas vestidas de esta manera salen a a la procesión, van en el centro de la fila frente a la estatuilla del santo. Yo me encontre con la procesión por casualidad y quise saltarmela, para los que conozcan mi pueblo saben que tiene tres calles, tradicionalmente llamadas la de arriba la de abajo y la Mayor. Pues bien, atajé por la de abajo, pero oh maravillas del paralelismo, la procesión iba por la Mayor y la de arriba, así que seguí sin poder pasar. Esperé en una esquina a que pasara, y en eso paso mi tia y hubo un parón en la procesión, (los parones son tradicionales también), me acequé a hablar con ella, y mi madre que iba unos 10 puestos por detrás nos vió, se salto la fila procesinal y se unió a nosotras. Como no las otras personas de la fila aprovecharon para criticarnos... yo solo pude oir "Esa es la que...", prologo fatídico para el que va a ser despellejado en público. La procesión siguió y las mujeres fueron desapareciendo. Me volví a situar en la esquina esperando a que pasase la procesión. Entonces desde atrás álguien me llamó, era mi tía Luisa que presenciaba la prcesión escondida detrás de un coche, ella solo quería ver al santo, pero no quería salir a la procesión, así que no le quedaba más remedio que verlo escondida detrás de un coche, por que en mi pueblo el que no participa de las tradiciones es siempre el que...
Solo queda ya decir que la ví con ella, y cuando ella vió al santo se emocinó. Dos mujeres se acercaron a nuestro escondite y dejaron junto a nosotras sus dos velas gastadas. Pero por suerte las analogias no son tradición en mi pueblo.

Y para acabar, un poco de música:

video

viernes, 6 de mayo de 2011

Simplemente me canso más,

Y sigo agarrándome con fuerza al recuerdo del ridículo, y quien venga detrás que se joda. Lo que no se sabe es que la que siempre va detrás soy yo. Hace poco oí que alguien decía que lo importante era intentarlo, me lo decían a mi, poco después en una película alguien decía que de que sirve intentar algo si siempre fracasas. El eterno consuelo del segundón tiene ya sabor a rancio. Mal de muchos consuelo de pocos. Creo recordar que no he estado consolada en mi vida. Debe haber alguien por ahí muy feliz. Si alguien sabe quien es que me lo diga. Para algunos será realmente gratificante salir a la calle en mayo y tener colgadas de los balcones luces de Navidad. Para que voy a preocuparme de lo que me encuentre en la calle si ni siquiera tengo mi escalera bien barrida. Si yo tuviera una escoba... ese era otro infeliz, pero parece ser que cantando las penas en el alma pesan menos, que lastima que tampoco se cantar.
Últimamente duermo mucho y me canso más. Dormir mucho no es un buen síntoma escribió Stiphen King en “un saco de huesos”, pero la gran Rita Hayworth, la mujer de los ojos de gato si no de ensueño, afirmaba que cuanto más duerme una mujer más hermosa esta. Que fácil debe ser hablar de belleza siendo una Rita Hayworth. Que fácil todo cuando simplemente ERES. Si de algo he sabido en esta vida es de como no encajar en ningún lugar, y los que intentan apreciarte te dicen que ser diferente es ser especial. Y esos no saben lo que se echa de menos a la manada, al pensamiento colectivo, a chupar del mismo bote, que ya por cierto debe estar reluciente. A veces di lo que fue por sentirme uno más, tampoco funcionó. Y es que parece ser que el “no va a funcionar” va a ser la norma durante mucho tiempo. Simplemente me canso más.